¿Cada cuanto tiempo debo cambiar mi aparatología?

Muchas veces el estrés del día a día y la necesidad de darle el mayor rendimiento a nuestros equipos y los cortos tiempos entre cliente y cliente para dar un servicio más rápido, no nos da tiempo a realizar una limpieza en profundidad. Nosotros recomendamos realizar una limpieza a fondo mínimo una vez a la semana.

Por norma general, las incidencias más habituales suelen ser dadas por la mala limpieza, trabajamos con geles, cremas o lubricantes que de no ser limpiados correctamente después de usar nuestros aparatos, al secarse obstruirán, se acumularán en nuestros equipos y necesitarán de una reparación aparatología estética.

No debemos olvidarnos de respetar las normas que por rutina o dejadez, no las aplicamos en nuestro día a día, como por ejemplo:

Apagar todos los equipos que no se estén usando, ya que si no lo hacemos, acortaremos la vida de los mismos, a parte del desperdicio de consumo que estamos haciendo.

Suena a indicaciones para niños, pero no nos olvidemos de desenchufar la máquina desde la clavija del enchufe, no desde el cable, ya que así mantendremos en buen estado el cable y la conexión de este con la clavija, así evitaremos reparaciones.

Debemos revisar si notamos que los equipos se calientan o al conectarse al enchufe saltan chispas. Si algo de esto ocurre, no uses este aparato hasta que el problema se solucione, por supuesto por las manos de un técnico especializado. ¿Qué vida funcional puede tener un equipo de cavitación, radiofrecuencia o IPL? ¿Se debe hacer algún tipo de mantenimiento?
La vida funcional de un equipo estético es ilimitada siempre que sea cuidado tanto por el centro que lo adquiere como por la empresa que lo distribuye.

ES_ES